Te llamamos

Rellena los datos y te devolvemos la llamada lo antes posible.

* Dentro de horario de oficina

¿Qué buscas?

Salvaguardar batería

Salvaguardar batería

[dropcaps type=’normal’ font_size=’45’ color=’#191919′ background_color=” border_color=”]C[/dropcaps]uando compramos nuestro smartphone (ya sea el primero que tenemos o el nuevo que hemos visto) acto seguido se convierte en el niño de nuestros ojos. Ya sea por que nos ha salido realmente caro o porque tenemos un cuidado inusitado los primeros meses de vida de nuestro producto, la cuestión es que nos devanamos los sesos pensando que es lo mejor para él. Uno de los principales problemas tiene que ver con el tan traído tema de las baterías, pensamos que nos puede dejar tirado o que no carga lo suficiente o incluso que no termina de cargar lo que vendría estipulado ¡una comedura de coco, vaya! El caso es que generalmente basamos su cuidado en unas condiciones hoy día obsoletas y no me da miedo reconocer que hace poco que lo he descubierto.
No hace muchos días he cambiado de smartphone y una de las cosas que mas me tenía preocupado era si la batería aguantaba lo que tenía que aguantar y por ello, he investigado los mejores métodos para alargar su vida útil.

El principal problema con el uso y cuidado de las baterías de nuestros terminales, viene presidido por el echo de que en la anterior generación de móviles (cuando estos usaban batería de níquel) cargábamos la batería al 100% y la gastábamos al completo. Esto ha trascendido el tiempo y el espacio y no son pocos los que siguen haciendo el mismo “modus operandi”, pero esto no dejar de ser un gran error.
A día de hoy las baterías de níquel (que acusaban de un efecto memoria) han sido cambiadas por las de litio (que no tienen dicho efecto) y esto hace que nuestros conocimientos pasados pasen a mejor vídeo para beneplácito de nuestra batería.  Con estas baterías ni es necesario cargar completamente la batería ni lo es descargarla al completo, es más, se aconseja que se cargue cuando la batería ronde el 15% como mínimo (ya que es muy dañino para las de litio su desgaste completo). También es recomendable hacer varias cargas en un día (de forma intermitente) que el hacer una sola completa, ya que las baterías de litio son más sensibles a una saturación de carga de lo que eran las de níquel (que si podían soportar una carga completa ininterrumpida sin despeinarse).
Sobre el dejar nuestro dispositivo cargando toda la noche he encontrado informaciones bien detalladas pero que se contradicen. Por un lado, se corrobora que las baterías de hoy día incorporan un tecnología que corta el circuito de corriente cuando estas están al completo, por lo tanto no hay motivo de preocupación de sobrecalentamiento; pero por otro, se recomienda hacer una carga parcial del 90-95% ya que algunos fabricantes del sector con el fin de alargar la vida últil de las baterías, limitan su carga. Yo creo que la decisión final a tomar ya depende de lo meticulosos que podéis ser unos u otros.
Muchas veces no obstante el ansia nos puede y acabamos utilizando nuestro dispositivo aún enchufado a la red eléctrica. Pues esta es una de las cosas que no se tienen que hacer, ya que la temperatura de la batería comenzará a aumentar reduciendo su vida a la larga.

[icons icon_pack=”font_elegant” fe_icon=”icon_quotations” size=”fa-lg” type=”normal” custom_size=”63″ target=”_self” icon_color=”#ffffff” icon_hover_color=”#ffffff”]

La potencia sin control no sirve de nada

Por último, es aconsejable que por lo menos una vez al mes se haga un ajuste de batería. ¿Esto como va? Es bien sencillo, pero requiere algo de paciencia por parte del usuario. Dejamos que la batería se agote al completo, pero una vez esto no la cargamos hasta pasada unas cuantas horas (unas 6h), una vez pasado dicho tiempo establecido la cargamos al completo. Cuando llegue al 100% no retirar aún el cargador conectado al smartphone durante un par de horas mas, pasado ese tiempo ya podréis utilizarlo. Este método de calibración es el más extremista de los expuestos, pero con que solo lo hagáis una sola vez al mes es suficiente.

Como podéis ver hay muchos detalles para alargar la vida de nuestra batería y no desesperarnos en el intento, más allá de reducir el brillo de la pantalla o descargarnos esa app tan llamativa que nos gestiona en segundo plano ciertas aplicaciones. Todo esto en conjunto podría resultar beneficioso por una parte pero seguramente se acabaría resintiendo nuestra experiencia de usuario, por lo tanto lo primordial es saber cuidar nuestra batería de forma manual antes inclusive que mediante programas o derivados.
Yo por mi parte creo que le voy a ir subiendo el brillo a mi smartphone