OK…ASISTENTES VIRTUALES

OK…ASISTENTES VIRTUALES

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Electrónica

Que la línea divisoria de las películas de ciencia ficción con nuestra realidad cada vez es más estrecha, es innegable. Cada año salen una cantidad desbordante de tecnología que hace veinte e incluso diez años no podíamos imaginar, el ser humano es conocido por su faceta caprichosa y es esa faceta la que le obliga a explorar caminos que a otros les parecería ridículos.
¿Tener un asistente virtual que fuera capaz de satisfacer tus necesidades básicas? Entiéndase por básica aquellas como: encender o apagar la luz, conectar productos electrodomésticos, programar horas, consultar el tiempo y un amplio etcétera. ¡Hecho!
Son varios los asistentes virtuales que pululan por ahí, pero las más famosas son cuatro «chicas» (Siri, Cortana, Alexa y Google) a las que se les unió una propuesta bastante más evolucionada, Gatebox y su Azuma Hikari.

Cortana es la asistente virtual de Microsoft y el interactuar con ella se realiza desde cualquier PC o smartphone con Windows 10.  Se le puede preguntar mediante texto con nuestro teclado o si tenemos a nuestra disposición micrófono podremos hablarle. Cortana nos contestará de la mejor manera posible porque a medida que utilicemos sus servicios, ella evolucionará sin que tengamos que pedirle nada. Es como un agenda personal con voz que nos programará citas o nos recordará futuros cumpleaños (entre otras muchas cosas), para ello Cortana analiza ciertos datos personales tuyos mediante una serie de preguntas con los cuales sus servicios se irán expandiendo.
Siri es la respuesta de Apple a Cortana, una lucha por mantener a una asistente personal que satisfaga las necesidades de uno. La peculiaridad de Siri es que no tienes que aprender comandos específicos para hablar con ella ya que entiende el coloquialismo, un punto que la desmarca de su mas directa competidora. Aparte de esto, Siri fija sus habilidades en las mismas que Cortana, pudiendo pedirle que desconecte funciones de nuestros tablet (bluetooth) o activar otras (la alarma).
Alexa fue la evolución de Amazon en el terreno de los asistentes virtuales, ya que presenta forma corpórea (pero no como a muchos les gustaría). Alexa ofrece las mismas ayudas que Cortana y Siri, pero ella va mucho más allá. Para empezar al tener un cuerpo físico y pequeño puedes trasladarla a cualquier punto de la casa, sus siete micrófonos integrados permite que cualquier visitante entable conversación con ella en cualquier momento (ella se encargará de contestar a cada uno), otras de sus diferencias es que funciona sin que se pulse un botón o tengamos que acercarnos. Alexa es más que todo aquello de hacer preguntas básicas (como «búscame un restaurante o pon mi canción favorita»), si tenemos un sistema domótico en la casa podremos ordenarle que regule las luces de la casa o que encienda electrodomésticos como la lavadora. Además si la complementamos con Amazon Fresh podremos realizar la compra de la comida desde casa pidiéndoselo a ella.
Google hizo lo propio con su asistente virtual, trasladando lo que ya ofrecía en sus dispositivos móviles a algo parecido a lo que realizó en su momento Amazon. La famosa frase «Ok, Google» suena ya en muchos hogares del mundo y es que el asistente del buscador por antonomasia es uno de los más baratos que se pueden encontrar en el mercado. Ofrece lo mismo que sus compañeras competidoras (tal vez su voz es más robótica que la naturalidad de Alexa) aunque con algunas diferencias. Por ejemplo, mientras que la Alexa de Amazon necesita una cuenta Premium de Amazon Music para poder escuchar tu repertorio musical, en Google podremos tener compatibilidad con la famosa plataforma de música Spotify o hacer uso de nuestra cuenta de Youtube Music.
Pero para los que le resulte frío las voces de Siri y Cortana o la apariencia cilíndrica de Alexa, la compañía japonesa Vinclu desarolló Gatebox. La principal gran diferencia de Gatebox es su aspecto a lo cafetera express, donde se puede observar una suerte de proyección holográfica que toma el aspecto de un avatar femenino llamado Azuma Hikari. Tiene las mismas funciones que los asistentes virtuales más avanzados pero da un pasito más allá (aparte de su aspecto) ya que Azuma interactuará con su interlocutor despertándole por las mañanas o deseándole las buenas noches, haciendo un repaso a las labores del hogar o mediante una app para smartphone, preocupándose por ti por saber cuando llegarás del trabajo. Una actitud más sumisa basada en la imagen de la mujer japonesa en muchas de las series de animación del país nipón. Este asistente solo se puede conseguir en el país donde le vio nacer y visto la personalidad que tiene Azuma, cuesta creer que desembarque en Occidente.

Una vez puesto los engranajes de la tecnología en movimiento, el debate se abre. Las actividades diarias y básicas que podemos hacer con facilidad la dejamos en las manos virtuales de estos avatares que se encargarán de facilitarnos un poquito la vida pero ¿son realmente necesarios? Los años venideros lo dirán, es irrefutable que la tecnología está ahí, está ya con nosotros y sigue avanzando año tras año.
Pronto estas opciones evolucionarán a algo mucho más grande, mirad como comenzó todo y observad hasta donde se ha llegado con Gatebox. Es de recibo, que cuando éramos pequeños y jugábamos con las canicas, solo podíamos imaginarnos en nuestras cabezas esta tecnología en nuestros mundos de ciencia y ficción y el tiempo (pasito a pasito) está acercando estas realidades cada día más.