Asirtec news | ¿Quiero vender online?
1124
single,single-post,postid-1124,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
2

¿Quiero vender online?

Cuando queremos iniciarnos en el sector de las ventas, en esta época se nos abre dos caminos con no pocas posibilidades y preguntas. Por un lado tenemos el método tradicional, que consta de abrir nuestra propio local en el lugar que nos podamos permitir y por otro lado, tenemos el método “moderno”, que se trata de vender desde una página web los productos que tengamos a disposición.
Ambos formatos son factibles y a día de hoy llegan a coexistir, aunque es verdad que el aumento de las tiendas online no tiene parangón. La pregunta es ¿quiero vender online? ¿que me ofrece el hacerlo frente al método tradicional que también funcionaba?
En este artículo intentaré mostraros como comprador que soy y vendedor que he sido tanto online como tradicional, las cualidades de uno y otro y que (bajo mi punto de vista) compensa más hoy día.

bolsas-compra-online
compra_online_felipon
Compras-online-world_md

Cuando como comprador de a pie tenemos que recurrir a comprar ese regalo que nos hace falta, inequívocamente pensamos en el centro comercial El Corte Ingles de nuestra ciudad. Pero si somos más de la “nueva generación” que nos movemos más por las redes, un nombre brilla con luz propia, Amazon.
Pienso en las beneficios de tener una tienda física y son variados, beneficios que nunca podrá ofrecer una tienda online. Para empezar tenemos el trato cercano, el poder interactuar físicamente entre cliente y vendedor. Este momento tan simple es para un gran espectro de público, un motivo muy importante para no haberse lanzado aún a la compra online. Esto unido a la posibilidad de que el cliente pueda palpar y ver en primera persona los productos que le pueden interesar comprar.
Aún con esas dos grandes posibilidades (que marcan aún una diferencia) tiene algunas carencias, que hace que la tienda online pueda cogerle la delantera a la física. Para empezar la tienda física se ve limitada por el factor del tiempo, al disponer de empleados humanos que hacen que la tienda tire hacia delante, indudablemente uno tiene que marcar unas horas de cierre y apertura. Aunque puedan ser horas que uno piense que el cliente no está activo, no os podéis hacer una idea del tráfico online que se puede uno encontrar en internet a altas horas de la madrugada. Ese tiempo que uno tiene cerrado su local, es el que gana la tienda online.
Por otro lado tenemos los gastos que uno se deja a la hora de montar su comercio, ya no solo a la hora de pagar un alquiler o demás, si no, la compra de mobiliario y decoración que obliga tener un lugar físico en el que los clientes entren a comprar.

¿Que ofrece la venta online?

Se me ocurren muchas cosas. Principalmente tenemos la comodidad del cliente, esa que hace que desde su propia casa pueda buscar lo que desee de forma casi compulsiva. La oportunidad que ofrece el poder navegar por tiendas digitales de forma fácil, hacen que el cliente opte por esta opción cuando no quiera complicarse la vida. El hacer un par de clicks y que tu pedido llegue a casa en pocos o inclusive un día, se está convirtiendo en algo ya fuera de moda para ser una realidad muy importante.
El problema que puede generar el vender online es el copia y pega que tienen muchos para repetir la fórmula del primero. No son pocos los que quieren copiar el modelo de negocio de Amazon, pero cuando eso falla ¿que es lo que queda? competir con precios más bajos que el de tu rival. Eso es lo que aviva la llama del cliente, los bajos precios que pueden encontrar en internet. La cuestión radica en que si tienes tu propia tienda online, tienes que destacar en un mar donde hay muchos peces del mismo color y ofrecer a los clientes a los que quieres dirigirte posibilidades que te distancien y te hagan destacar por encima de la competencia.

La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos

 – Philip Kotler

Las posibilidades que ofrece la venta online son casi ilimitadas. Si disponemos del email de nuestro cliente (y siempre que él lo decida) podremos hacer uso de publicidad, para ofertarles lo que creamos conveniente de nuestro amplio catálogo. Esto también se puede hacer en una tienda física de forma física, pero pensad en el alcance y coste en este formato. Otra de las “novedades” que se producen en una tienda online son los cacareados cupones, estos ofrecen múltiples descuentos que los clientes están deseosos de utilizar.
Anteriormente comenté la “lacra” de tener que cerrar nuestra tienda física y es que una online permanece abierta las 24 horas, los 365 días del año. Y no sólo eso, si uno se lo monta bien su difusión puede pasar de ser local a nacional, para acabar siendo mundial si uno quiere. Un avance que puede complicarse de permanecer la tienda física de tu ciudad.
Hay dos formas de conocer una tienda, o llegas a ella de casualidad o alguien te ha comentado algo sobre ella. El feedback es muy importante a la hora de mejorar uno lo que tiene y las opiniones se han convertido en muchas tiendas online en un recurso interesante. Como vendedor uno puede captar lo que a los clientes les gusta y hacer hincapié en ello o lo que no y corregirlo, pero es que el cliente ha generado una compleja red en la que no solo muestra su satisfacción o descontento, si no, que con eso ayuda a otros a decidir por una cosa u otra.
Por último no quiero terminar sin comentar el tándem que hace una tienda online con las redes sociales. Twitter, Facebook inclusive Instagram, son poderosas herramientas de expansión que por supuesto no encontrarás en una tienda física. Y ya sabemos la de millones de usuarios que mueven esas redes por separado.

Lo ideal sería poder disponer de ambos modelos de negocio, tanto online como offline, para albergar lo mejor que ofrece cada uno. Pero es lógico que mantener ambas es muy complicado y más si uno está comenzando. Es de recibo, que si uno tienda física y aún no ha decidido dar el salto online, este es el momento ideal para hacerlo. Tus ganancias aumentarán posiblemente de forma exponencial, pero sobre todo, la competencia de uno no se queda atrás, con lo cual sería un suicidio empresarial eliminar esa posibilidad de mercado. Que decir tiene que albergar en nuestro poder una tienda tanto física como online no es gratis y que tal vez tardemos más en ver beneficios que en una tienda física, pero las opciones que ofrece son bastantes productivas como para que uno se lo esté planteando si quiera. Para ello DEBES confiar en una agencia como la nuestraque te oriente paso a paso y como conseguir el éxito deseado.
¡Pero atento! el mimo que uno desarrolla a la hora de montar su tienda física es el mismo que tienes que aplicar a la hora de hacerlo en una online , ya que una online no solo trata de crear la web, tienes que conseguir tener las mayores opciones y mejoras que hay el mercado para crecer más rápido, así como, no obviar el marketing digital.

Por lo tanto ¿vendería online? en mi humilde opinión, un rotundo SI.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.