Asirtec news | Galaxy Note 7. El enemigo de Samsung
1022
single,single-post,postid-1022,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
14013344_2f20b463e44a55e45e9e1d5d176ee792_wm

Galaxy Note 7. El enemigo de Samsung

Samsung lo ha tenido difícil el reciente pasado año. Siendo uno de los líderes en el sector de los smartphone, me puedo suponer lo que puede significar pinchar en la trayectoria cuando uno está bastante alto. En una época en el que las redes sociales se adelantan cual correcaminos a cualquier noticiero profesional, tuvo que ser un duro revés cuando saltaron las alarmas de una de las nuevas gamas de la compañía coreana en estas redes.
Todo empezó con pequeños casos aislados que mediante fotografías y vídeos demostraban el fallo del dispositivo, un fallo muy a tener en cuenta y que le supuso a la marca importantes perdidas económicas.
En este artículo hablaremos de lo que supuso para Samsung este problema, como se originó y cual es la medida que finalmente a optado por definir.

note-7-fire-the-verge-3-600x600
samsung-note-7-crime-to-travel-with-lead
note-7

El Samsung Galaxy Note 7 salio a la venta con grandes pretensiones: procesador de ocho núcleos Exynos 8890 (Qualcomm Snapdragon 820 en EEUU), 4GB de memoria RAM, cámara trasera de 12 megapíxeles con apertura f/1.7 y estabilización óptica, cámara frontal de 5 megapíxeles y batería de 3.500mAh, amen de pantalla curva por ambos lados Super AMOLED con resolución de 2560 x 1440 pixeles y diagonal de 5,7 pulgadas. Un dispositivo bastante parecido al Galaxy S7 Edge cuyas mayores diferencias eran su escáner de iris y el uso del lápiz, pero que aún con todo, consiguió unas reservas de 35 millones de personas a nivel mundial. Todo parecía dispuesto para arrasar en ventas, hasta que en algunos de los primeros modelos vendidos comenzaron los problemas.
El smartphone se calentaba de forma alarmante cuando se cargaba haciendo que se reiniciara y en otros casos la batería se sobrecargaba creando una pequeña combustión que destrozaba la batería y el smartphone. Los casos comenzaron a ser aislados, pero el número de “terminales explosivos” hicieron que la compañía saliera al frente retirando los dispositivos que estuviesen para vender y proponiendo el cambio del terminal por uno nuevo a los afectados, asegurando que el problema se resolvería con un cambio de batería. Samsung paró la distribución del Galaxy Note 7 y se puso a investigar donde estaba el problema de la batería, mientras en las redes los especuladores hablaban largo y tendido de lo que podría ser una hecatombe para la firma, Samsung se enfrentaba a importantes pérdidas económicas. El problema se acrecentó cuando los terminales sustitutos presentaban los mismos fallos que los primeros puestos a la venta.
Ante el peligro para el consumidor, Samsung dio carpetazo al Note 7 y junto a colaboradores independientes, se puso a esclarecer los echos que les han llevado a ese desaguisado.

En la vida no hay problemas, solo soluciones que aún no hemos encontrado

El resultado oficial de estas investigaciones hace poco ha salido a la luz y esclarece lo que era un secreto a voces. Las baterías que Samsung fabricó estaban echas con unos electrodos negativos que terminaban doblándose en la parte donde el terminal se curvaba. Este fallo de diseño lo que hacía era que tras un uso continuo del smartphone, este no soportaba ese mal “contacto” haciendo que la batería terminara por sobrecalentarse y ardiera.
Cuando descubrieron eso (como se ha dicho anteriormente) retiraron dichos terminales defectuosos que fueron reemplazados por otros que obviaban este problema. Aunque los problemas no llegan solos. Las prisas por dar terminado este problema no hicieron si no agravar mas la situación, los Note 7 que venían a restaurar la tranquilidad en los consumidores llegaron con deficiencias en las soldaduras de las baterías y en algunos casos incluso sin láminas aislantes. Vamos, un caos.
Samsung se vio obligado a retirar definitivamente del mercado el Samsung Galaxy Note 7 sin haber podido hacerlo resurgir.

Las consecuencias van más allá y ya lo veremos en el próximo Mobile World Congress, donde Samsung no presentará su futuro Galaxy S8 tal vez como un indicativo de que quieran asegurarse de que cuando saquen el dispositivo al mercado, éste tengan los estándares de calidad que los usuarios nos merecemos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Follow us on Instagram